Saltar al contenido

Cláusulas de un Contrato de Arrendamiento: Qué Debe Incluir

Rate this post

Es indispensable entender cuáles son las cláusulas de un contrato de arrendamiento que se deben incluir al momento de rentar cualquier inmueble. Bien sea en México o diferentes países de Latinoamérica.  

Los contratos de arrendamiento cubren los términos y condiciones del alquiler de una propiedad. 

Los arrendadores y los inquilinos pueden firmar contratos de alquiler para cualquier tipo de propiedad, incluidos apartamentos, casas y espacios comerciales. 

Aunque hay algunas cláusulas que se pueden encontrar en un contrato de alquiler típico, también hay algunas que se pueden incluir.

A continuación, te explicamos todo relacionado a las cláusulas que deben ir dentro del contrato. 

Qué son las cláusulas de un contrato de arrendamiento 

Las cláusulas, de manera general, son las condiciones legales que se plasman dentro de un contrato y establecen las obligaciones que se comprometen cumplir las partes que lo firman. 

Dicho contrato funciona como soporte y papel jurídico para dejar constancia de diferentes transacciones.  

En el caso de los contratos de arrendamiento, las cláusulas son aquellas que se orientan a los convenios relacionados a rentar inmuebles. 

Dentro de las mismas se reflejan las obligaciones de ambas partes durante el tiempo acordado. Estas suelen ser individualizadas tanto para el arrendatario cómo para el arrendador.  

Cuáles son las cláusulas obligatorias dentro de los contratos de arrendamiento

Dentro de un contrato de este tipo se deben incluir datos básicos, tales como identificación de las partes firmantes, ubicación exacta del inmueble, descripción de dicho inmueble, monto y periodo de la renta, tiempo total de renta y fecha de finalización del acuerdo. 

Sin embargo, hay otras cláusulas que son muy importantes y que se pueden agregar. 

Mantenimiento y reparaciones del inmueble  

Aquí se redactan las obligaciones relacionadas al deterioro o desperfectos que llegue a sufrir el inmueble. 

También se refleja cuál de las partes está obligada a costear dichos gastos, y en caso de ser el inquilino, saber si el monto puede ser descontado de algún depósito. 

Personas que habitarán el inmueble  

Es la cláusula que plasma la cantidad de personas que habitarán el inmueble. Esto es importante para saber si el número está acorde al espacio y sea aceptado por el propietario.  

Cláusula de mascotas  

Esto es especial para las rentas de espacios residenciales donde desean tener mascotas. 

El propietario del inmueble debe estar al tanto y plasmar dentro del contrato si se aceptan o no a los animales.  

Cláusula de pago de suministros 

Es esencial que se deje claro quién pagará por los servicios y suministros. Esto, por lo general, suele correr por cuenta de la persona que arrienda. 

Uso comercial del inmueble 

En esta cláusula se refleja si el inmueble es rentado con fines comerciales y dentro del contrato se deba autorizar para tal fin. 

De lo contrario, pueden ocurrir demandas y desalojo.  

Terminar el contrato 

Es para determinar lo que puede suceder en caso de que el inquilino quiera terminar el contrato antes del tiempo establecido. 

Si bien tiene derecho a ello, debe haber un término de preaviso y ciertas obligaciones monetarias, como los meses de arriendo restantes. 

Asimismo, en los casos donde el arrendador no quiera renovar, también debe notificar con tiempo al inquilino.  

Póliza de renta  

Esta cláusula apoya al propietario del inmueble en caso de que el inquilino no quiera desalojar al finalizar el contrato, o no cumpla con el mismo. 

Dicha póliza puede cubrir los gastos relacionados a los trámites de desalojo.  

El aval  

Es la cláusula donde se redacta lo relacionado a un segundo responsable o fiador que garantice que se pueda pagar la renta, en casos donde el inquilino no pueda cumplir con dicho acuerdo.  

Renovación de contrato  

Cláusula que determina si es posible una renovación y las condiciones en dicho caso.  

Lo que debes saber al momento de firmar un contrato de arrendamiento

  • El contrato es firmado por ambas partes, tanto arrendador como arrendatario.  
  • Antes de la firma y la redacción de claúsulas suele haber un acuerdo verbal para dejar claras las condiciones. 
  • Se debe leer con detalle cada cláusula y analizar las mismas antes de firmar. 
  • Revisar que estén correctamente redactados tus datos personales.   

Para cualquier otra duda, siempre es ideal acudir a un asesor legal que te oriente antes de firmar el contrato.  

En Houm queremos ayudarte a rentar tu casa más fácilmente

En Houm podemos ayudarte a encontrar el inquilino adecuado para tu propiedad.

Además, podemos asesorarte en cuánto al precio y a todos los trámites necesarios.

Nos encargamos de tomar fotos y videos profesionales y de publicar tu propiedad en los principales portales inmobiliarios, todo completamente gratis.

Nuestros asesores profesionales se encargarán de agendar las visitas y mostrar la propiedad por ti.

También nos encargamos de la evaluación financiera, para asegurar el pago puntual de la renta.

¡Rentar con Houm es más fácil y rápido!