Saltar al contenido

La morosidad de los gastos comunes, un problema endemico en los condominios.

Rate this post

La morosidad de los gastos comunes en las comunidades es tal vez el principal problema que deben enfrentar los administradores de condominios.

Según un estudio realizado por EdiPro plataforma para la administración de edificios y condominios, que en la actualidad cuenta con más de 900 comunidades, en promedio 14,2% de las personas que tienen un GGCC asociado, se encuentran con algún tipo de morosidad.

La Ley 21.442  y la morosidad

La nueva Ley se entrega la facultad del administrador para celebrar convenios de pago con los copropietarios morosos respecto de 3 o más cuotas. Asimismo, se establece que el monto mínimo de la primera debe ser el 30% del total de la deuda.

Adicionalmente, faculta al administrador para suspender o solicitar la suspensión, previo acuerdo con el comité de administración, el corte del servicio eléctrico, telecomunicaciones, o calefacción de cuyos propietarios se encuentren morosos.

Los sistemas de gastos comunes, en su mayoría cuentan con la opción de generar listas de morosos, cartas de cobranza o de aviso de corte de suministros. Así el administrador puede ir generando una presión de cobranza, por lo general los morosos son siempre los mismos.

Primero debe partir comunicando al deudor su morosidad, posteriormente y dependiendo del resultado del cobro, pasar a instancias mayores como corte de los servicios básicos, lo cuales deben ser solicitados las compañías que prestan estos servicios, y finalmente activar demandas judiciales.

Por algún motivo que desconozco, algunos residentes creen que los condominios son como empresas que pueden dejar de pagar la cuota, lo que está totalmente erróneo, el condominio tiene un estado financiero bastante frágil, y solo bastaría que durante dos meses la mayoría de los residentes deje de pagar sus gastos comunes y se genera un caos.

Los gastos comunes corresponden a una rendición de cuentas de lo gastado durante el mes, y que debe ser recaudado al mes siguiente.