Saltar al contenido

El punto de inflexión de la sustentabilidad: La demanda de los clientes

Rate this post

Hablar de sustentabilidad en la construcción y en la vivienda implica un tema realmente amplio y complejo. La sustentabilidad empieza desde el diseño de los núcleos urbanos y suburbanos, la priorización de la densidad alta, media o baja, los sistemas de infraestructura de energía, transportación, agua y drenaje, cadenas de suministros, etc. Muchos de los retos de sustentabilidad y eficiencia que hoy enfrentamos en la industria provienen de sistemas lineales que nunca se pensaron como sistemas circulares, y también de una predilección por los modelos de crecimiento horizontal de las ciudades en vez de la verticalización y la inversión en infraestructura resiliente y adaptable.

Es por eso por lo que mover una industria grande y pesada como la construcción a un modelo más sustentable representa un enorme reto, que requiere un ingrediente clave al que por fin estamos llegando: la demanda y predilección por parte de los clientes.

En alohome tenemos la fortuna de trabajar con un gran número de líderes en la industria inmobiliaria en México, Colombia y Brasil en diversos proyectos inmobiliarios en venta. Uno de nuestros principales activos es la analítica que obtenemos de las interacciones que los posibles compradores de vivienda generan a través de los diferentes canales de atención que usan nuestra tecnología, desde los sitios web de proyectos, las herramientas para vendedores y el contact center inmobiliario.

En 2022 hemos empezado a notar dos tendencias que se están combinando fuertemente en las predilecciones de los clientes buscando adquirir una nueva vivienda. La primera es la búsqueda de espacios privados al aire libre y en mayor contacto con la naturaleza, le llamamos a esto la búsqueda de confort natural. La segunda es la predilección por amenidades diversas, más naturales y que ofrezcan un bajo costo de mantenimiento, le llamamos a esta tendencia, natur-amenidades.

La búsqueda de confort natural se refleja en la predilección por parte de los clientes en ciertas características interiores de los proyectos que ofrezcan espacios semi-abiertos que permitan pasar parte del tiempo al aire libre y con ventilación natural. Una muestra (no representativa) de proyectos en diversos mercados en todo el país, arrojó que 2/3 partes de los compradores preferían una terraza más amplia que un closet más amplio.

Esta selección hace mucho sentido a partir de la experiencia del aislamiento en la pandemia, sin embargo, los proyectos con mayores terrazas, en términos generales, presentan mejor iluminación natural y también mejor ventilación natural. Este tipo de proyectos también permite tener un ambiente con más plantas y un confort mayor. Estas características hacen que los clientes, de forma indirecta, se inclinen por proyectos que poco a poco van mudando hacia un diseño y características interiores de mayor sustentabilidad. Asimismo, los clientes preguntan de forma frecuente sobre las características de ahorro de agua y de energía de los departamentos.

Adicional a las áreas interiores, uno de los mayores cambios que hemos identificado tiene que ver con las amenidades de los proyectos residenciales. Mediante nuestras herramientas para filtrar y seleccionar unidades, hemos identificado que el 60% de los posibles compradores tiene interés en amenidades al aire libre que agreguen a la experiencia de vivir en comunidad.

Sin embargo, las principales amenidades son áreas verdes, espacios para mascotas, y áreas para eventos comunitarios como asadores y juegos infantiles. Llama la atención que la alberca ha disminuido en el orden de preferencia de los clientes al 5º lugar. Por muchos años los proyectos grandes tenían una competencia por el número de amenidades, hoy en día importan más cuáles y la calidad de las amenidades que la cantidad de estas.

Estas dos tendencias, la búsqueda de confort natural y las natur-amenidades se combinan en proyectos que ofrecen el concepto de “wellness”. En 2022 hemos visto que varios de los proyectos ganadores en varios de nuestros submercados, desde la Riviera Nayarit, San Miguel de Allende, Querétaro, CDMX, Mérida y hasta Tulum, son los que ofrecen esa calidad de vida en conjunto con un equilibrio de experiencia y consumo.

Cada vez más vemos que esta tendencia de calidad de vida y conciencia ambiental permea más en las elecciones de los clientes. Asimismo, en el ambiente económico en el que estamos, los clientes hacen una investigación más minuciosa sobre los materiales de construcción, el consumo energético e hidráulico, y los costos de mantenimiento. Hemos empezado a detectar cada vez más conversaciones alrededor de elementos de resiliencia hidráulica (captación de agua pluvial, recirculación de aguas grises), así como dudas sobre el confort térmico para no depender del aire acondicionado.

Estamos frente a una oportunidad como industria de crear los productos con las características que el mercado demanda en cuanto a elementos de confort, amenidades, bajo consumo energético y sistemas redundantes.

Los clientes actuales lo piden, y de forma segura, conforme continuemos viviendo los estragos de nuestro impacto en el clima, esta demanda solo aumentará. Por eso es un excelente momento de pensar los proyectos alrededor de un eje de sustentabilidad y bienestar, pues es un potente diferenciador que atrae a una audiencia cada vez más relevante.

Como industria, el cambio tiene que acelerarse, y el mercado nos ofrece hoy una oportunidad de reinventarnos y crear productos inmobiliarios más sustentables, mejores para el cliente, mejores para el medio ambiente, y mejores para el negocio.

Por: alohome

Para obtener más información, visite www.alohome.io/

Este es un artículo de la edición 133 https://inmobiliare.com/inmobiliare-133/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.