Saltar al contenido

ESG: La tendencia definitiva en Real Estate

Rate this post

Desde aminorar el impacto del cambio climático, eliminar los riesgos y hacer eficientes los sistemas de energía, hasta estructurar estrategias para los tomadores de decisiones, ESG es la norma, no la moda.

Buscamos un planeta mejor para habitar y eso ya no es negociable, especialmente después de la contingencia sanitaria que vivimos y de la que aún seguimos experimentando secuelas. Los sectores corporativos toman nota para adecuarse a esas demandas, y si bien llegan con retraso a un camino ya andado por varios años de lucha activista, nunca es tarde para tomar acciones por un mundo mejor.

Con este panorama de fondo, el concepto ESG suena cada vez más fuerte en empresas globales. Se trata de los criterios Ambientales (environmental, en inglés), Sociales y de Gobernanza que deben adoptarse en estos sectores para contribuir en el desarrollo de un mundo más verde, armónico y justo. Su resonancia se debe a que ha llegado el momento de dejar atrás las buenas intenciones y avanzar en acciones tangibles, pues de ellas dependerán las inversiones de capital.

Para el sector inmobiliario o de commercial Real Estate ESG se trata de una tendencia definitiva, pues de su implementación dependerá la construcción, venta y renta de espacios.

Desde aminorar el impacto del cambio climático, eliminar los riesgos y hacer eficientes los sistemas de energía hasta estructurar estrategias para los tomadores de decisiones, ESG es la norma, no la moda.

¿Qué son los criterios ESG y cuál es su relevancia para los inversores?

Previamente, se mencionó que ESG es la unión de los conceptos Ambiental, Social y Gobernanza, por esta razón su acepción en español es ASG. Tiene su origen en el concepto Inversión Socialmente Responsable y su sustento en políticas globales como el Acuerdo de París y el Foro de Davos, entre otros tratados. Esta conjunción hace que hablemos de una transformación de conducta más que de cambios aislados, por lo que un cuarto factor se hace presente de manera silenciosa, pero contundente: el económico o financiero.

Un ejemplo de ello es la aparición de un personaje estratégico. De acuerdo con PwC, “ESG es más que buenas intenciones, se trata de crear un plan tangible y práctico con resultados alcanzables”, por esta razón los grandes corporativos comienzan a hacer cambios desde dentro con movimientos como la creación del rol de Dirección de Sustentabilidad, que registró un crecimiento estratosférico en el último año: mientras de 2011 a 2019 se registraron 414 designaciones de este cargo, de 2020 a 2021 fueron 394.

Este es uno de los primeros pasos para conseguir una implementación eficaz de los criterios ESG, pues se establecen las bases de indicadores, procesos, reporte y resultados que sólo una posición tan específica pueda mantener y desarrollar. Además, el rol garantiza que la transformación organizacional será transversal e impactará a todas las áreas de negocio, por lo que dejará atrás un enfoque de contención con pequeñas actividades aisladas, para dar paso a una estrategia integral.

Por: África Rubio, directora de Sustainability Services para Cushman & Wakefield En colaboración con José Ramón Ibarra, Communications Analyst

Este es un fragmento del artículo ESG: La tendencia definitiva en Real Estate de la edición 133 https://inmobiliare.com/inmobiliare-133/