Saltar al contenido

Lo que hay que saber sobre la carta de renuncia voluntaria

Rate this post

En ocasiones, un trabajador recibe una oferta laboral atractiva que hace que se plantee su actual posición en su empresa, en otras es posible que decida llevar a cabo el proyecto empresarial que hace tiempo crece en su cabeza, en otras, puede estar considerando que ya ha trabajado bastante y tiene suficientes ahorros para iniciar antes de tiempo su jubilación. En cualquier caso, para abandonar un puesto de trabajo de manera correcta, se hace necesaria la presentación de una carta de renuncia voluntaria.

En primer lugar, hay que tener claro qué es una carta de renuncia voluntaria en Chile.

En este sentido, hay que decir que se trata de un documento que va a permitir a un empleado informar a la empresa que tiene el deseo de llevar a término la relación laboral que lo mantiene unido a ella. Con esta acción se pretende no causar daños al empleador, para lo cual deberá entregarse dentro de los plazos delimitados para ello.

Para realizar correctamente este proceso es muy útil usar como guía un modelo de carta de renuncia redactado por profesionales, como el que se localiza en el site modelo.cl, especialmente enfocado a recolectar todos los modelos de documentos, contratos y cartas de Chile. Solo de este modo se estará completamente seguro de llevar a cabo la dimisión de acuerdo a los estándares previstos, señalando, por ejemplo, la fecha exacta de su último día de trabajo.

Una carta de renuncia voluntaria… ¿Qué es?

Como ya se ha indicado brevemente, este documento escrito no es otra cosa que el medio que permitirá que cualquier trabajador pueda notificar a su empleador el deseo de terminar definitivamente la relación laboral que lo mantenía con él o con la empresa. Al entregar esta carta, se cumple con lo dispuesto en la ley chilena y se expresa su deseo de no tener otras consecuencias legales que las propias por una terminación prevista por la legislación laboral del país.

En la carta de renuncia voluntaria deberán aparecer las razones por las que el empleado decide acabar con su contrato laboral, renunciando a las condiciones que lo mantenían unido a la organización. Permite, desde ese momento, cumplir con los que demanda la Ley en relación a la comunicación, escrita y previa, que es de obligado cumplimiento en estos casos.

La carta de renuncia voluntaria en Chile

Terminar una relación laboral en Chile no dista demasiado de cómo se hace en cualquier otro país occidental. La fórmula más formal para hacer efectiva una dimisión es a través de la presentación de la ya citada carta de baja voluntaria, una renuncia formal que deja constancia por escrito para demostrar que se cumple con todas las bases legales de estos casos.

El documento deberá ser entregado al superior o al representante del departamento de recursos humanos.

Datos imprescindibles que deben incluirse en el documento de dimisión

La información que deberá incluir en el texto será, en primer lugar, las razones que han llevado al empleado a tomar esta decisión (aunque no es de obligado cumplimiento), pues se considera correcto y educado. En cualquier caso, lo que no ha de faltar serán los datos del trabajador, de la empresa, la fecha en la que se realiza la comunicación de dimisión y la fecha en la que se hará efectiva la renuncia. También deberá figurar en el contenido de la renuncia el Registro Único Tributario (RUT) de la Empresa o del empleador, la Comuna, el RUT del trabajador, su identificación y su firma.

Formalización

Así mismo, deberán realizarse dos copias de la carta, ambas firmadas por ambas partes señalando claramente la fecha de entrega para dejar constancia de haber llevado a cabo la comunicación en el tiempo correcto. Las cartas se repartirán una para el trabajador y otra para la organización.

Lo más indicado es que se presente con un mes de antelación antes de la fecha elegida como último día de trabajo. Esto se hace para evitar que el jefe de la empresa o el trabajador de Recursos Humanos pueda realizar algún tipo de reclamación.

La diferencia más clara que se presenta en Chile es la necesaria aprobación de la renuncia por un funcionario público, ya sea un Inspector de Trabajo, un Notario Público, un Registrador Civil, un Secretario Municipal e incluso el Presidente del Sindicato o el Representante del Personal.

Otros modelos de contratos y artículos que le pueden interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.