Saltar al contenido

Recesión económica y elecciones federales alertan al sector corporativo

Rate this post

Como se ha mencionado, la amenaza de recesión en las economías de México y Estados Unidos es un fenómeno que mantiene en alerta a todos los sectores económicos, incluyendo el de oficinas.

“Estamos viendo que es muy probable que, para el último semestre del 2022, nuestro socio comercial más importante y la economía más grande del mundo, Estados Unidos, entre en una recesión. Eso también va a tener un impacto directo en nuestro segmento. No es lo mismo para el mercado industrial, que ha tenido un auge importantísimo, pero para el sector de oficinas esto no es así”, indicó Joaquín Zapiain, Director Tenant Advisory Council de Colliers.

Y es que, el Departamento de Comercio de ese país informó que el Producto Interno Bruto (PIB) cayó 0.9% en su comparación anualizada, durante el 2T22. Esta sería la segunda caída al hilo, luego de una contracción de 1.6% en el primer cuarto.

Al respecto, la jefa del Banco Mundial, Carmen Reinhart, se dijo escéptica sobre la posibilidad de que la economía estadounidense y la mundial puedan evitar una recesión, tomando en cuenta el aumento de la inflación, el alza en las tasas de interés y la ralentización del crecimiento en China.

Por otro lado, la recuperación del mercado de oficinas se proyecta para los próximos dos o tres años, pero es importante tomar en cuenta que cuando llegue ese momento, México se encontrará en un periodo político que necesariamente causará un efecto positivo o negativo en el sector: las elecciones presidenciales.

En este sentido, Rodríguez de la Vega detalló que una pieza clave para impulsar la demanda de espacios es la confianza, no solo por parte de las empresas mexicanas, sino también de las extranjeras. Pues la incertidumbre política genera que las compañías que planeaban invertir en el país se vuelvan más cautelosas.

“Siempre es complicado el tiempo de elecciones. Definitivamente habrá un impacto. La decisión política y elegir a un presidente que no genera confianza en los inversionistas provoca la pérdida de capital. En los últimos años, hubo incertidumbre, muchos inversionistas salieron del país. En nuestro ramo, hubo propietarios de edificios de oficinas que eligieron desinvertir e irse a otro lugar”, advirtió.

Desarrolladores analizan la reconversión de edificios en construcción

Además de la pandemia, uno de los componentes que han ejercido mayor presión al mercado de oficinas es la sobreoferta de inventario. Se espera que en los próximos tres años se agreguen 818 mil metros cuadrados más de superficie, según cifras de Colliers. Se trata de 31 edificios de Clase A + y A que se encuentran en proceso de construcción; de los cuales siete se ubican en Avenida Reforma, 12 en Insurgentes y cinco en Polanco.

No obstante, Luis Enrique Méndez expuso que, debido a la incertidumbre y a la poca absorción, varios de estos inmuebles en plena obra analizan la posibilidad de modificar su giro a espacios de salud o residenciales, por ejemplo.

“En algún momento se tienen que terminar de construir. Los que logren encontrar una alternativa de reconversión, seguramente lo harán. En Reforma existen algunos proyectos con todas las licencias y con ubicaciones realmente premium, pero la mayoría de los desarrolladores se están volteando hacia otros mercados. Tomará algunos años para volver a tener un sector de construcción de oficinas tan fuerte como lo teníamos antes”, dijo el directivo en Colliers.

De esta forma, se proyecta que, en tanto no baje la disponibilidad existente, será difícil que empiecen otras edificaciones corporativas. De hecho, el experto comentó que hasta el momento no se tiene reporte de algún nuevo proyecto que haya arrancado desde que empezó la pandemia.

Por: Samanta Escobar

Este es un fragmento del artículo El mercado de oficinas en México avanza, pero está lejos de la recuperación total de la edición 133 https://inmobiliare.com/inmobiliare-133/