Saltar al contenido

¿Cómo podemos consumir agua en forma más eficiente?

Rate this post

Los efectos del cambio climático y la sequía han sido particularmente duros para nuestro país. Sin embargo, con sólo pequeños cambios en nuestros hábitos cotidianos, podemos contribuir de manera significativa a optimizar sustancialmente el uso de este recurso vital.

El gran denominador común de la crisis climática que afecta con particular fuerza a nuestro país es la aguda escasez de agua. Y no se trata de un fenómeno que sólo afecte a zonas rurales o agrícolas, sino que también se ha hecho presente en las grandes ciudades, incluyendo Santiago. 

Precisamente es en los grandes centros urbanos donde el fantasma del racionamiento y los cortes programados de agua asoman como una realidad cada vez más concreta, a medida que transcurre el año y las lluvias son cada vez más escasas y débiles.

¿Cuál es el estado actual de la sequía?

Parece algo difícil de asimilar, pero Chile ya cumplió 13 años de sequía continua. De hecho, 2021 fue el cuarto año más seco en la historia de nuestro país, registro sólo superado por las crisis hídricas de 1968, 1998 y 2019. 

Esto se traduce en que, según datos actualizados de los ministerios de Agricultura y Obras Públicas, el 72% de la superficie de nuestro país sufre algún grado de escasez crónica de agua. Peor aún, 156 de las 345 comunas nacionales enfrentan riesgo de desertificación, lo cual representa una amenaza climática y alimentaria concreta para más de seis millones de habitantes (que constituyen el 38% de la población chilena). 

Este complejo escenario provoca graves impactos en las comunidades rurales, sus economías locales y los ecosistemas, debido a la actual falta de acceso al agua. Pero también puede generar severos trastornos en la vida cotidiana de las grandes ciudades, incluyendo sectores importantes de la Región Metropolitana de Santiago, donde ya se anunciaron cortes programados en el suministro de agua durante el próximo verano, si las malas condiciones hídricas se mantienen como hasta ahora.

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Frente a esta situación, no sólo las grandes empresas, los productores agrícolas o las instituciones públicas deben aplicar medidas concretas. Las personas también están llamadas a aportar su esfuerzo, de modo tal de avanzar conjuntamente hacia un uso más racional y eficiente del agua.

En Activa Inmobiliaria estamos comprometidos con el cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales. Por ello, queremos ayudarte a que gestiones de mejor forma tu “huella de agua” (la suma de tu consumo directo, más el agua utilizada para producir los bienes y servicios que adquieres), y así optimices tu consumo.

Puedes, por ejemplo, seguir los siguientes tips:

Consume menos carne. Considera siempre que producir sólo 1 kg de carne de vacuno requiere más de 15.500 litros de agua.

Lava tu auto con un paño y un balde. Si utilizas una manguera, gastarás innecesariamente más de 250 litros de agua.

Usa tu lavadora sólo con carga completa. No laves todos los días, sino que espera a que se acumule la cantidad de ropa equivalente a la capacidad máxima de tu equipo.

 Dúchate en forma eficiente. Abre la llave sólo para enjuagar tu cuerpo antes o después de aplicarte el jabón o shampoo. Y trata de que el tiempo total del baño no exceda los tres minutos.

Reutiliza el agua que usas para lavar frutas y vegetales. Puedes ocuparla en lavado de loza, o bien, para regar plantas y jardines (si no tiene rastros de detergente).

Si quieres aprender más consejos importantes para ahorrar agua, puedes ingresar a nuestra web especializada https://www.tuhuelladeagua.cl. Allí también podrás calcular cuál es tu huella de agua actual, lo que te ayudará a comprender cuánto impactan tus decisiones cotidianas en la actual crisis hídrica.

A partir de esta información, estarás mejor preparado para aplicar en tus hábitos del día a día, todos los ajustes necesarios que contribuirán de mejor forma en las actuales campañas de ahorro impulsadas por las autoridades. Y recuerda que ninguna acción es pequeña, pues la suma de las voluntades personales contribuirá a hacer más eficiente y sustentable el uso de este recurso esencial para nuestras vidas.