Saltar al contenido

Descubre Salvador Reyes 1230: los beneficios de vivir en Antofagasta

Rate this post

Antofagasta es una excelente ciudad para vivir. Sus paisajes naturales, su delicioso clima, que varía entre los 13 °C a 25 °C, su alto nivel en condiciones laborales y socioculturales, entre otros aspectos, la han convertido en una de las áreas metropolitanas predilectas para vivir, según el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) 2019. Además, está considerada como la quinta ciudad más grande del país, por lo que, sin duda, es una excelente opción para residir, si queremos contar con todos los servicios y comercios a nuestro alcance. 

Una opción ideal para invertir, si queremos hacer vida en esta región de Chile, es el edificio Salvador Reyes 1230, ubicado en el sector Centro Sur de Antofagasta.

Salvador Reyes 1230:  un edificio cerca de lo que necesites

El proyecto inmobiliario “Don Salvador” es ideal para parejas o familias en crecimiento, ya que cuenta con departamentos de 1, 2 y 3 dormitorios. En su interior coexisten diferentes amenidades y atractivos que entregan una experiencia nueva y agradable de vida. Entre sus aspectos más resaltantes destacan los siguientes: 

1. Ubicación

Este edificio se encuentra en la calle Salvador Reyes 1230, cerca del Parque Brasil y a la Avenida Argentina, una de las arterias viales más importantes. Su ubicación privilegiada genera una conexión amigable, tanto en transporte público como privado, con el resto de la ciudad. Además, a su alrededor también se encuentran universidades, hospitales, comercios, restaurantes y mucho más. De hecho, el proyecto está a solo unos minutos del Hospital Clínico Universidad de Antofagasta, de diferentes minimercados y supermercados, así como del colegio Corazón de María. 

2. Espacios comunes que generan una grata experiencia

El edificio Don Salvador 1230 tiene gimnasio con equipamiento de primera, dos salas de cine, lavandería, un hall de doble altura, dos terrazas comunes con quincho, 3 ascensores, y una sala de eventos, perfecto para organizar reuniones con la familia y amigos. Cada uno de estos amenities está diseñado para mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta propiedad.

3. Acabados y diseño

Tanto en su interior como en su exterior, este proyecto inmobiliario presenta acabados de calidad y un diseño único de líneas contemporáneas que promueve espacios luminosos y acogedores. Los departamentos cuentan con cocinas cubiertas de granito, ventanas con termopanel de PVC, puertas enchapadas en madera y barandas metálicas en las terrazas. Además, en el hall hay una obra de arte de doble altura que sorprende a los visitantes.

Ventajas de vivir en Antofagasta 

Estas son solo algunas de las consideraciones que hacen de este edificio un magnífico lugar para vivir. De igual manera, La Perla del Norte, como también se le llama a Antofagasta, ofrece diversas ventajas como lugar de residencia.

  • Esta urbe concentra mucha actividad comercial gracias a sectores como la industria y la minería. Se le considera la ciudad con un alto ingreso per cápita de Chile, en comparación a otros centros metropolitanos.
  • Posee numerosas instituciones educativas, tanto públicas como privadas, que engloban desde la educación preescolar hasta la universidad. La Universidad de Antofagasta es una de las mejores universidades del país. Se encuentra en la posición 22 en el top de universidades de Latinoamérica según el  SCImago Institutions Rankings.
  • Tiene a su alrededor paisajes deslumbrantes, como sus playas y el Monumento Natural La Portada, un lugar perfecto para hacer excursiones, pasear y conocer la historia de Chile.
  • En Antofagasta se conserva parte de la biodiversidad de Chile en la reserva natural La Chimba y en los parques nacionales Llullaillaco y Parque Nacional Morro Moreno. Es una región con muchas áreas verdes de esparcimiento, lo que promueve una vida más sana, rodeada de naturaleza.

Ahora que conocemos las cualidades del edificio “Don Salvador” y las atracciones de Antofagasta, es un buen momento para decidir y tener un departamento propio e inclinarnos por espacios cercanos a la naturaleza.