Saltar al contenido

Finalizan Steinway Tower, el edificio más delgado del mundo

    Rate this post

    El edificio 111 West 57th Street, también conocido como Steinway Tower y considerado por el récord Guinness como el más delgado del mundo, finalizó su construcción.

    Ubicado en las entrañas de Central Park en Nueva York, EE.UU., se trata de un proyecto de 430 metros de alto, lo que le permite albergar 91 pisos.

    Lo más relevante de este inmueble, diseñado por el despacho SHoP Architects, son sus 17 metros de ancho, una medida muy delgada para su altura.

    Además de su privilegiada vista, 111 West 57th Street fue construido junto al Steinway Hall, la famosa casa comercializadora de pianos, que también fue incorporada a la obra como vestíbulo principal.

    Steinway Tower-2

    El edificio más esbelto del mundo cuenta con 60 residencias de lujo, así como una alberca y otras amenidades, como el museo NFT mundial.

    Cabe destacar que los precios de cada departamento de Steinway Tower ya fueron publicados por el despacho. El de mayor valor alcanzó la cifra de 21 millones de dólares, es decir, 420 millones de pesos, aproximadamente.

    Esta cifra no es tan alta si se considera que, de acuerdo con la última evaluación de la inmobiliaria Douglas Elliman Real Estate, el precio por metro cuadrado en Manhattan ascendió a 17 mil 600 dólares promedio en 2022.

    Interiores de Steinway Tower honrarán el pasado neoyorkino

    Las firmas JDS Development Group y Property Markets Group dieron a conocer el interior de Steinway Tower, el cual estuvo a cargo de Studio Sofield.

    Como tributo al antiguo edificio, los desarrolladores incorporaron un piano Steinway Hall de 1925, adornado la entrada.

    Para el diseño de los espacios, se utilizaron elementos de diseño de lujo como piedra caliza, mármol, terciopelo y pisos de madera restaurados.

    Steinway Tower-3

    Fotografía: Adrian Gaut

    El local histórico de pianos funciona como la entrada principal desde la calle 57 y cuenta con un mural pintado a mano. La otra entrada es a través de una puerta cochera privada en la calle 58.

    “Concebimos cada aspecto meticulosamente para lograr el delicado equilibrio de cada elemento. Rendimos homenaje a los rascacielos clásicos de Manhattan, estableciendo un nuevo estándar para el futuro”, dijo Michael Stern, CEO de JDS.

    Por su parte, Studio Sofield diseñó los interiores de la torre pensando en el Steinway Hall. Por ello, incluyó su piso original de bloques de madera, paredes de color musgo, molduras doradas y candelabros restaurados en el espacio de servicios.

    “Con Steinway Tower me propuse crear una arquitectura interior que fuera inequívoca y esencialmente Nueva York. Soy un historiador por naturaleza y busqué honrar el esplendor de la edad dorada de nuestra ciudad”, señaló William Sofield.