Saltar al contenido

Materiales de construcción, con posible estabilización de precios al cierre de 2022

Rate this post

Al cierre del primer semestre del 2022, los precios de los materiales de construcción aumentaron 16.8%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De hecho, aquellos productos cuya materia prima proviene de metales o hidrocarburos son los que más se han encarecido, con alzas promedio que alcanzan hasta 42 por ciento.

Sin embargo, David Orozco, líder de estrategia financiera de Tul, aplicación utilizada por ferreteros y tlapaleros para surtir sus negocios, señaló que aún con la presión externa, la escalada de precios podría estabilizarse hacia la segunda mitad del año.

Explicó que dos de las razones que invitan a pensar esto es, en primer lugar, el hecho de que el tipo de cambio que se mantiene constante, a pesar de la fortaleza del dólar.

Mientras que los picos de las alzas ya estarían asimilados por la cadena de suministros. Con ello, el panorama sería más alentador para el comercio ferretero-tlapalero.

Anticipan repunte en comercio de materiales de construcción

El encarecimiento de los materiales de construcción incidió directamente en las ventas de los negocios ferreteros, pues en abril, los ingresos reportados al Inegi prácticamente se estancaron al crecer solo 0.6%, frente al 2021.

“Los incrementos de costos definitivamente afectan la cadena en general. Los clientes del ferretero, ya sean personas naturales, contratistas o jefes de obra, pueden llegar incluso a pausar actividades”, comentó Orozco.

Una muestra de cómo el contexto internacional está afectando al mercado local es el caso del acero, cuyas ventas han disminuido en los últimos meses.

“Con la volatilidad del acero la venta ha caído versus meses anteriores. Por el contrario, la categoría de plomería viene ganando relevancia por mejoras en el portafolio y las temporadas de lluvias, por lo cual este comportamiento se puede extender por unos meses más”, agregó el experto.

Sin embargo, dijo, este panorama podría mejorar gracias a la asimilación que se ha dado tras los cambios en las cadenas globales de suministros y la estabilización de los precios.

De hecho, la Organización Mundial del Comercio (OMC) proyecta que el intercambio de mercancías en Norteamérica crezca por encima del 3% para el cierre de este año, valor que podría aumentar si la guerra en Ucrania concluye antes de lo previsto.