Saltar al contenido

Riesgos de tener propiedades de inversión

    Rate this post

    La compra de propiedades es una de las apuestas más seguras del mercado. 

    Aún así, preguntarse sobre sus riesgos, es una actitud acertada antes de realizar cualquier transacción. 

    En este artículo te mostraremos los aspectos que debes contemplar para que  tu inversión dé sus frutos. Continua leyendo para evitar descuidos que sean perjudiciales a largo plazo. ¡Aclaración! Todos los siguientes riesgos pueden prevenirse con el asesoramiento de profesionales. Nuestro equipo de houmers se encuentra a tu disposición. Agendá tu asesoría online gratuita si te gustaría invertir en Chile, Colombia o México.

    Acá te contamos los beneficios de hacer inversiones inmobiliarias.

    Riesgos de tener propiedades de inversión
    10 riesgos de tener propiedades de inversión

    10 Desventajas y Riesgos de invertir en el sector inmobiliario

    1. Riesgo de Mercado

    Las inversiones inmobiliarias, a diferencia de las financieras, son de bajo o moderado riesgo. 

    Sin embargo, existen algunos factores que pueden afectar de manera excepcional y momentánea a la cotización de las propiedades. 

    • La recesión económica: al no existir un volúmen de demanda, el valor de las propiedades disminuye. En estos momentos es mejor comprar que vender. 
    • Las políticas gubernamentales: puede suceder que la clase política tome decisiones que afecten intereses de los propietarios. 
    • La devaluación monetaria: generalmente las propiedades son tasadas en la moneda más fuerte. Pero si los habitantes de un país pierden su poder adquisitivo, el precio de la propiedad deberá bajar para encontrar comprador o inquilino. 

     

    2. Riesgo de liquidez

    Las propiedades son ilíquidas, su compra y venta requiere de tiempo, burocracia y análisis. No es un proceso tan fácil como el de comprar y vender acciones o bonos. 

    Es cierto que los bienes raíces pueden inmovilizar el capital y dificultar la conversión en equivalentes de efectivo. Recuperar la inversión puede llevar su tiempo. Pero perderla es casi imposible.

    3. Riesgo del tipo de activo inmobiliario

    Los tipos de activo tienen riesgos a considerar. Estos riesgos no los debemos tomar como pérdidas permanentes, sino circunstanciales. Existen dos tipos: 

    • Activos inmobiliarios de riesgo bajo: 

    Entre estos se incluyen las casas y los departamentos. Es muy difícil que este tipo de  inversión tenga instancias de no retorno. Las personas siempre necesitan un hogar, independientemente de la situación contextual económica.   

    • Activos inmobiliarios de riesgo moderado: 

    Un ejemplo de estos son las inversiones en hoteles, oficinas o restaurantes. Al no ser esenciales, su arrendamiento o venta depende de factores económicos. Por ejemplo: la pandemia y la recesión afectaron profundamente a los propietarios de este tipo de inmueble.

    4. Riesgo de ubicación

    La zona en la que se encuentra la inversión es un factor clave a considerar. Debemos tener en cuenta cuál es el centro económico de la ciudad y hacia dónde se expande o se conecta. Además, pensar en otros factores como: seguridad, demanda, infraestructura, entre otras. 

    Te compartimos una guía de preguntas para que evalúes la pertinencia de la inversión:

    • ¿La demanda de propiedades en esta zona es baja, media o alta?
    • ¿Cuál es el índice de seguridad de este barrio? ¿Tiene problemas estructurales de infraestructura pública como: desborde de cloacas, escasez de agua,etc?
    • ¿Es fácil el acceso hacia otras zonas de la ciudad? ¿En qué condiciones se encuentran las calles? ¿Hay transporte público? 
    • ¿Cuáles son las posibilidades de retorno? ¿Los  alquiler en esta zona son anuales o diarios?
    • ¿Existe algún tipo de proyecto gubernamental que pueda valorizar o desvalorizar las propiedades de la zona?

    Estas preguntas son fundamentales para evaluar el riesgo de invertir en un determinado lugar. La investigación antes de la compra es el elemento secreto de toda buena inversión. 

    5. Conocer el valor óptimo de arriendo según tu propiedad

    El avalúo o la tasación profesional permiten conocer el precio óptimo para posicionar tu propiedad en el mercado inmobiliario.

    Si omites este paso, corres el riesgo de cobrar un precio muy alto para el público al que estás apuntando y  perder potenciales arrendatarios. Si cobras un precio muy bajo, también terminas desaprovechando la oportunidad de ganar más dinero.

    Sin embargo, el avalúo o la tasación suele ser un trámite lento y costoso. Además, debes estudiar el mercado inmobiliario y el precio del arriendo cada 3 meses para entender la posición de tu propiedad.

    Para esto, existen herramientas gratis como la calculadora de Houm. Esta aplicación utiliza un algoritmo con inteligencia artificial para recomendarte el valor apropiado. 

    El cálculo toma en cuenta distintas variables como: valor de otras propiedades similares, la ubicación, cantidad de baños y habitaciones, sitios de interés cercanos, las amenidades, entre otras. 

    Si estás pensando en invertir en una propiedad, puedes utilizarla para tener un precio de referencia del estimativo que debes pagar. 

    6. Tiempo para evaluar a los arrendatarios interesados

    Ya sabes lo que vale tu propiedad y ahora tienes que encontrar un arrendatario  para empezar a generar ingresos. 

    Es importante ser meticuloso con los requisitos que solicitamos al inquilino para evitar problemas futuros. 

    Antes de firmar el contrato de arriendo deberás evaluar: historial de deuda y garantías del arrendatario. Una revisión de esto, te permitirá ahorrarte inconvenientes como alquiler impago o destrucción de la vivienda

    En Houm, puedes contar con un equipo que hará la evaluación por ti. Los interesados en arrendar tu propiedad serán sometidos a un análisis exhaustivo de crédito para asegurarte  su capacidad de pago.

    Luego, Houm te envia los candidatos pre seleccionados, y tú escoges al arrendatario final. 

    Al finalizar, ambos  firmarán un contrato digital elaborado por nuestro equipo de legales. La modalidad online ahorra tiempo y garantiza seguridad.

    7. Problemas e inconvenientes que tenga el arrendatario

    Toda inversión conlleva ciertos riesgos e imprevistos. Como propietario, debes estar preparado para lidiar con los problemas e inconvenientes que puedan surgir con un arriendo.

    Éstos pueden incluir tener que contestar dudas y consultas del arrendatario acerca del estado de la propiedad o también encargarse de los arreglos generales de la vivienda.

    Con el servicio de Houm, cualquier problema que tenga tu arrendatario lo gestionaremos nosotros. Sólo te molestaremos cuando la solución precise de tu aprobación previa. 

    8. Riesgo de responsabilidad

    El inmueble puede sufrir daños causados por los actos de un tercero que se encuentra arrendando. 

    Es por eso que siempre es necesario que exista un contrato entre las partes. Independientemente si existe un lazo que transmita confianza: familiar o de amistad. La única garantía, es la que se encuentra escrita. 

    Es importante que antes de iniciar el arriendo, te encargues de confeccionar un  documento con el estado en el que se entrega la propiedad. Deberás incluir todos los elementos que se encuentren en perfecto estado, y también, aquellos que no. 

    Además, es importante que lleves un registro de todos los pagos y transacciones para reparación. Esta documentación es de importancia legal. 

    9. El pago del arriendo

    Arrendar es un ingreso pasivo que nos debe generar tranquilidad mental. Pero esta puede verse afectada si nuestro inquilino incumple con el pago o los realiza atrasados. 

    ¡Pero no te preocupes por esta posibilidad! En Houm todos los propietarios disponen de un seguro de arriendo y pago garantizado. De este modo, dispondrás del ingreso de los arriendos aunque el inquilino no haya pagado.

    ¿Cuál es el respaldo de Houm para prometerte esto? 

    Trabajamos con una compañía aseguradora llamada AVLA, regulada por la CMF. El seguro que nos provee cubre hasta 6 meses de impagos. Incluso cubre la restitución del inmueble si existe un inconveniente mayor. Además, se hace cargo de todos los gastos judiciales que impliquen el juicio de desalojo en caso de ser necesario.

    10. Riesgo crediticio

    El sueño de todo inversionista inmobiliario, es que “se pague solo”. Es decir, inviertes pagando el pie, y luego pides el crédito hipotecario para ponerlo en arriendo. 

     Para lograrlo es necesario encontrar un buen arrendatario de inmediato. Además, es importante que de este  arriendo, le quede un remanente de ingresos mensuales (Un monto de diferencia entre la cuota del hipotecario y el arriendo que llega como ingreso).

    De todas maneras, siempre se debe  considerar  que está latente el riesgo de no encontrar un arrendatario mientras pagamos los GGCC y el crédito hipotecario. O también puede suceder que el inquilino no sea responsable y nos traiga más problemas que soluciones. 

    Pero si contratas Houm te aseguramos conseguir lo más rápido posible el mejor inquilino ¿Qué estás esperando?

    Conclusión

    Las propiedades son una inversión atractiva.  Pero  los inversionistas deben evaluar todos los riesgos que conlleva hacer estas inversiones inmobiliarias. 

    De este modo, lograrán maximizar  la rentabilidad de su inversión. Para esto, es clave buscar propiedades con rendimientos acordes al riesgo que está asumiendo el inversionista.

    En Houm tenemos el propósito de arrendar su propiedad lo más fácil posible. Invertimos toda nuestra tecnología y recursos humanos para ofrecerle el mejor servicio y minimizar los riesgos de su inversión. Conocé cuáles son los pasos para 

    Si quieres retorno seguro. Elige Houm. Descubre más sobre nosotros y otros  motivos para contratarnos. Recomendación: también te invitamos a leer la nota sobre los beneficios  de este negocio. De esta manera, apreciarás integralmente los pro y los contra de los bienes raíces.